El consumo de bebidas de los estudiantes universitarios: descripción general e infusiones.

José María Aulicino, Ana María Pereyra, Nora Abbiati
Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario – UNLZ.
ceagro@agrarias.net

1. Introducción

La elaboración de bebidas o producción de sus componentes, poseen un fuerte impacto en las economías regionales (vino, frutas para jugos, leche, yerba mate, té, cerveza, sidra, etc.), constituyendo una diferencia con respecto al concepto tradicional de agroalimento, muchas veces restringido a lo sólido.

Usualmente los estudios sobre alimentos bebibles se restringen a su consumo per cápita, sistemas de producción o bien trabajos macroeconómicos por producto, careciéndose de una visión general sobre grupos de consumidores. Dentro del conjunto de las prácticas alimentarias, el consumo de bebidas posee una baja cantidad de investigaciones al respecto.

Las bebidas poseen múltiples usos (hidratación, alimento, medicinal, etc.) y asignaciones (rituales, festejo, compañía etc.), que exceden en abundancia a las otorgadas a las comidas, acompañando a una amplia diversidad de prácticas sociales, lejanas algunas a la tradicional visión de “escoltas” de los sólidos.

El consumo de alimentos, sólidos o líquidos, posee comportamientos diferenciales de acuerdo a la edad. Concurrentemente con ello, se ha definido a ciertas bebidas como identificatorias de esas etapas, leche para lactantes, bebidas cola para jóvenes, alcohol para adultos. En el caso de bebidas alcohólicas, existe legislación que limita su consumo en los menores.

Aulicino, J. M. y Yasky, M. (1999) establecieron la presencia o ausencia de las bebidas en la mesa de los comensales de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, siendo esta una primera aproximación para la población en general, pero restringida a dos momentos determinados, almuerzo y cena.

El consumo juvenil de alimentos se ha definido como una disrupción temporaria de lo tradicional caracterizada por la no-percepción de los riesgos alimentarios. (Aulicino, J. M., Pereyra A.M. :2002; Garabau–Moussaoui, I. :2001; López Nomdedeu, C.:1999; Somoza Yuste, R. Et al.:1999; Abreu García, MT. et al:1995). Esta singular situación convierte a los jóvenes en una población con características particulares.

Los estudios de consumo de bebidas en los jóvenes, sean universitarios o no, se restringen en su mayoría a la categoría de bebida alcohólicas, por su impacto sobre la salud de los mismos (Abreu García, M T. et al:1995, Somoza Yuste, R. et al:1999), no indagando sobre los consumos en general, su oportunidad de ingesta o bien la caracterización por género.

Con el fin de conocer la estructura de consumo de un grupo tan concreto como los estudiantes universitarios, se propone este trabajo. El mismo forma parte de un programa de mayor envergadura, e intentará circunscribir el consumo de alimentos bebibles, en una población de jóvenes universitarios durante una jornada de estudio, es decir de concurrencia “típica”a sus actividades académicas.

2. Objetivos

El presente trabajo tiene como objetivos:
• Examinar el consumo de alimentos bebibles y oportunidades de ingesta por parte de estudiantes universitarios, durante una jornada completa con actividades académicas.
• Discriminar en general y por sexo el consumo de las bebidas comprendidas dentro de la categoría de “infusiones”, detallando los acompañantes y endulzantes utilizados en las mismas.
• Comparar los resultados de la población juvenil con estudios previos de la población en general, para dos momentos de ingesta, el almuerzo y la cena.

3. Materiales y métodos

El Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario de la Facultad de Ciencias Agrarias, de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ), realizó una encuesta a estudiantes universitarios sobre su ingesta de alimentos en general del día anterior, de martes a sábado, a fin de indagar sobre los consumos de los días hábiles. En este trabajo se consideró solamente el consumo de bebidas.
La población estudiada, descripta por Pereyra, A. M.(2002) en su trabajo “Hábitos alimentarios juveniles, sus modos de organización” fueron estudiantes universitarios correspondientes a las cinco facultades que componen la UNLZ, ubicada en el conurbano de la Provincia de Buenos Aires- Argentina.
La información primaria fue recolectada durante el primer semestre de 2001. La muestra, de 668 casos, se obtuvo a partir de un muestreo estratificado coincidental al azar; proporcional al número de estudiantes de cada facultad que contaran con al menos un año de permanencia en la institución, residentes o no en los hogares paternos, hasta 29 años de edad, de ambos sexos. Se incluyó como restricción que el interrogado hubiera asistido a clase el día anterior para captar el comportamiento de un día “típico” de estudiante basándose en un recordatorio de 24 horas.
Para la etapa comparativa de consumos de bebidas se recurrió a una indagación preexistente de carácter cuantitativo, que propuso como unidad de análisis a hogares de diferentes localizaciones geográficas. Se trabajó con una muestra de 689 hogares, a partir de un muestreo aleatorio por cuotas sobre la base del nivel socioeconómico de la población. El perfil de los entrevistados fue el siguiente: amas de casa decisoras o encargadas de compra, con hijos en edad escolar, con un nivel socioeconómico comprendido en el segmento C1 a D (según la clasificación de la Asociación Argentina de Marketing).
El procesamiento de los datos se realizó por medio del software SAS (2001).




4. Resultados

Relevado el universo de las bebidas detalladas por los encuestados se observó la existencia de “categorías”, que comparten condiciones propias, una base de elaboración o bien un modo preparativo. De la categorización surgen: “infusiones” (mate, café negro, té, mate cocido, té con limón, café capuchino, café de malta y descafeinado, café instantáneo), “bebidas cola”(gaseosas), “aguas” (corriente, mineral, soda), “jugos preelaborados” (en polvo, sobre la base de soja, envasados), “bebidas alcohólicas” (cerveza, vino, fernet, otras), “chocolatadas” (base fría, caliente), “jugos exprimidos”, “otras” (leche sola, amargos, yogurt, licuados). Para la categoría “infusiones” se agruparon los “acompañantes” (leche, crema batida, crema sola) y “endulzantes” (miel, azúcar, edulcorante).
De la muestra se relevaron 2652 oportunidades de consumo de bebidas, obteniéndose un promedio de 3,97 ingestas por encuestado y por día.
En el Cuadro 1, se presentan los datos generales, por categoría de bebida, a fin de evaluar los consumos durante la jornada.

CUADRO 1. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL POR CATEGORÍAS DE BEBIDAS
Bebidas
Categorías %
Infusiones 47,96
Bebidas cola 18,85
Aguas 18,02
Jugos preelaborados 7,46
Bebidas alcohólicas 3,28
Chocolatadas 1,66
Jugos exprimidos 1,26
Otros 1,51

En el Cuadro 1 se puede observar la predominante presencia de las “infusiones” (47,96%) sobre el total de ingestas. El segundo y tercer lugar lo ocuparon las “bebidas cola” y “aguas” con valores similares entre sí. La cuarta posición, “jugos preelaborados”, con un 7,46%, se encuentra ampliamente distanciada de los tres primeros.

4.1. El momento de ingesta de las principales bebidas

Con el fin de expresar el momento de ingesta de las cinco categorías de bebidas principales, se expone el Gráfico 1. En el eje de abscisas se detalla con intervalos de 30 minutos la frecuencia de ingestas de cada una de las categorías de bebidas. Pueden observarse claramente cinco momentos o períodos diferentes en la ingesta de las bebidas, nocturno (0:00 a 5:30 hs.), matinal (5:31 a 11:30 hs.), almuerzo (11:31 a 15:00 hs.), vespertino (15:01 a 20:30 hs.) y cena (20:31 a 23:59 hs.).
Asimismo para complementar la descripción de las categorías de bebidas se presenta el Cuadro 2, el cual muestra la distribución porcentual.






CUADRO 2 RANKING DE CATEGORÍAS DE BEBIDAS PRINCIPALES POR MOMENTO DE INGESTA (EN PORCENTAJE)
Categorías Nocturno Matinal Almuerzo Vespertino Cena
Infusiones 50,00 83,50 16,49 71,31 12,24
Bebidas cola 20,00 6,51 36,67 12,80 29,66
Aguas 15,00 6,98 32,28 9,40 33,28
Jugo preelaborado 2,50 2,72 12,28 5,02 14,14
Bebidas alcohólicas 12,50 0,24 2,28 1,46 10,69


GRÁFICO 1 MOMENTO DE INGESTA DE LAS CUATRO PRINCIPALES BEBIDAS

Del análisis del Cuadro 2 y Gráfico 1, resulta que;

La duración horaria de los períodos no son proporcionales y reflejan las preeminencias de las diferentes categorías de bebidas en el desarrollo del día “típico” de un estudiante universitario.
Período nocturno: de bajo consumo de bebidas (1,51% del total de ingestas). La categoría con mayor consumo corresponde a las “infusiones” con un 50% de los casos, luego “bebidas cola” y “aguas” (20% y 15% respectivamente)
Período matinal: comprende el 31,86% de las ingestas de bebidas. Al igual que el periodo anterior lidera el ranking las “infusiones”, alcanzando su máximo diario con un 83,50%, “bebidas cola” y “aguas” mantienen un equilibrio cercano al 7 %.
Período de almuerzo: concentra el 21,49% de las bebidas, con preeminencia de aquellas destinadas a acompañar los alimentos sólidos. Suave predominancia de las “bebidas cola” por sobre las “aguas” (36,67% vs. 32,28%), representando en su conjunto el 68,95% de las bebidas de ese periodo. Los “jugos preelaborados” y las “infusiones” ocupan el tercer lugar. Es notable la baja participación de las “bebidas alcohólicas”.
Período vespertino: representa el 23,27% del total de bebidas. Posee un fuerte aumento de las “infusiones” con respecto al periodo de almuerzo. Las restantes categorías disminuyen, pero con mayor presencia relativa que en el periodo matinal, a excepción de “jugos preelaborados”. En el segundo lugar se sitúan las “bebidas cola” (12,80%) por sobre “aguas” (9,40%).
Período de cena: comprende al 21,87% de las ingestas. Al igual que el almuerzo se caracteriza por la fuerte presencia de “bebidas cola”, “aguas”, “jugos preelaborados”, y baja de “infusiones”. Puede constatarse que el liderazgo de las “bebidas cola” y “aguas”, durante el almuerzo, se revierte en esta ocasión. Se observa una estabilización de la categoría “infusiones” y “jugos preelaborados” con respecto al almuerzo. Asimismo el fuerte incremento de “bebidas alcohólicas”, casi ausentes durante el resto de los períodos, alcanza una participación del 10,69%.

La discriminación de los consumos, por sexo y momento de ingesta, se expresan en el Cuadro 3.

CUADRO 3. CONSUMO DE BEBIDA POR SEXO Y OPORTUNIDAD DE INGESTA
– EN PORCENTAJE-
Categoría Total Nocturno Matinal Almuerzo Vespertino Cena
Hombres
Infusiones 48,29 39,12 81,90 16,18 69,93 7,83
Bebidas cola 23,71 26,09 8,10 47,43 14,34 33,45
Aguas 16,30 8,70 6,67 23,90 9,09 31,32
Jugo preelaborados 6,86 4,35 2,86 8,46 4,55 13,88
Bebidas alcohólicas 4,84 21,74 0,48 4,04 2,10 13,52
Mujeres
Infusiones 51,97 64,70 85,18 16,78 72,51 16,39
Bebidas cola 15,99 11,77 4,94 26,85 11,48 26,09
Aguas 21,24 23,53 7,29 39,93 9,67 35,12
Jugo preelaborados 8,69 0,00 2,59 15,77 5,44 14,38
Bebidas alcohólicas 2,12 0,00 0,00 0,67 0,91 8,03

Del Cuadro 3, surge que:
En general, el sexo femenino posee preferencia por las categorías de “infusiones” y “aguas”, mientras que el masculino por “bebidas cola”.
En general los varones duplican el consumo de bebidas con alcohol con respecto a las mujeres. Durante la cena para ambos sexos las consumen, en el almuerzo preferentemente en los varones.
Período nocturno: el sexo femenino, con respecto al masculino, posee un mayor consumo de “infusiones” y “aguas” (64,70 % vs. 39,14% y 23,53% vs. 8,70% respectivamente). Los encuestados varones poseen una fuerte preferencia por las “bebidas cola”, las “bebidas alcohólicas” y “jugos preelaborados”, con respecto a las mujeres (26,09 % vs. 11,77%; 21,74% vs. 0,0%¸ y 4,35% vs. 0,0% respectivamente).
Período matinal: hombres y mujeres mantienen consumos similares a excepción de las “bebidas cola” en las cuales los hombres superan a las mujeres (8,10% vs. 4,94%).
Período de almuerzo: mientras que los varones muestran un mayor consumo de “bebidas cola” (47,43% vs. 26,85%) y “bebidas alcohólicas” (4,04% vs. 0,67%), las mujeres lo hacen con las categorías “aguas” (39,93% vs. 23,90%) y “jugos preelaborados” (15,77% vs. 8,46%).
Período vespertino: se observa un equilibrio entre las ingestas de ambos sexos, solo diferenciada por una mayor presencia del alcohol (2,10% vs. 0,91%) en los varones.
Período de cena: los varones mantienen sus preferencias de almuerzo, “bebidas cola” (33,45% vs. 26,09%) y “bebidas alcohólicas” (13,52% vs. 8,03%).

4.2. Análisis de la categoría infusiones

Acorde a lo detallado, la categoría “infusiones” posee una fuerte presencia en tres de los cinco períodos. En el Cuadro 4 puede observarse la estructura porcentual de la citada categoría por sexo del encuestado, agregándose los “acompañantes” y “endulzantes” que se utilizan en las mismas.

CUADRO 4. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE LA CATEGORÍA INFUSIONES, ACOMPAÑANTES Y ENDULZANTES POR SEXO.

Infusiones Mujeres Hombres Total
Mate 24,06 21,13 45,19
Café negro 17,90 18,72 36,62
Té 8,19 4,29 12,48
Mate cocido 1,58 1,35 2,93
Té con limón 0,75 0,60 1,35
Capuchino 0,82 0,45 1,27
Café de malta / descafeinado 0,0 0,08 0,08
Café instantáneo 0,0 0,08 0,08
Acompañantes
Categoría Mujeres Hombres Total
Leche 46,20 53,80 97.27
Crema 1,71 1,02 2.73
Endulzantes
Categoría Mujeres Hombres Total
Azúcar 44,96 38,82 83,78
Edulcorantes 12,40 3,24 15,64
Miel 0,35 0,23 0,58

Es notable la fuerte concentración del 94,29% en tres ítem (mate, café negro y té), notándose una preferencia de las mujeres por el té. El principal “acompañantes” de las “infusiones” es la leche (97,27%).
En aquellos que utilizan endulzantes en las infusiones, predomina fuertemente la utilización de azúcar (83,78% de los casos), asimismo el sexo femenino utiliza más endulzantes que el masculino (57,71% vs. 42,29%). Con respecto a los edulcorantes (azúcares sintéticos), su uso es preferentemente femenino (12,40% vs. 3,24%).

4.3. Los consumos juveniles versus la población en general

Con el objetivo de efectuar una comparación entre los jóvenes universitarios y la población en general se elaboró el Cuadro 5 (sin categoría “infusiones”).


CUADRO 5. CONSUMO DE BEBIDAS. POBLACIÓN GENERAL VS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS (EN PORCENTAJE)
Población general Población estudiantil
Categoría Almuerzo
Cena Categoría Almuerzo Cena
Jugo preelaborado 38,59 28,31 Bebidas cola 34,29 33,79
Aguas 30,27 38,97 Aguas 37,33 36,77
Bebidas cola 16,86 15,50 Jugo preelaborado 15,02 14,79
Bebidas alcohólicas 7,25 11,77 Bebidas alcohólicas 11,08 10,91
Otros 7,03 5,45 Otros 2,28 3,74

Del Cuadro 5, surgen los resultados que confirman a las “bebidas cola” como la preferida por los jóvenes universitarios, desplazando a los “jugos preelaborados” de la población general.
El consumo de “aguas”, se ubica en la segunda posición del ranking, con valores similares para ambas poblaciones y momentos de ingesta. Asimismo la presencia de alcohol en el almuerzo de los jóvenes posee una leve superioridad con respecto a la población general (11,08 vs. 7,25%).

5. Discusión y conclusiones

Los resultados consignados nos permiten señalar que:

La ingesta de alimentos bebibles presenta un continuo durante la jornada, pero es notable la presencia de cinco períodos horarios definidos. Estos se caracterizan por la prevalencia de ciertas bebidas. En tres períodos (nocturno, matutino y vespertino) se consolida la presencia de “infusiones”, correspondiendo en su mayoría a mate.
En dos periodos (matutino y vespertino) las “infusiones” ocupan un lugar de “alimento de transición” entre las oportunidades de ingesta tradicionales (almuerzo y cena). Este comportamiento se encuadra dentro del “tipo rioplatense” de consumo de “infusiones”.

En el periodo nocturno las “infusiones”, funcionan de modo diferente, dado a la distancia horaria a la ingesta. Quizás y atendiendo a las características de la población en estudio, las “infusiones” actúen como “acompañantes” de las horas de vigilia; mate o té mientras se estudia de noche o trabaja.

Por lo tanto, en las “infusiones”, se puede establecer una relación entre la oportunidad de ingesta y el efecto buscado en la misma. Beber mate a media mañana, puede estar relacionado con un tentempié antes del almuerzo, una forma de saciar la sed o una pausa laboral; mientras que un té posterior a la ingesta sólida, cumpliría un rol digestivo. Esta condición ya fue expresada en un tratado de 1671, sin nombre de autor, citado por Braudel (1994) “L´usage du caphé, du thé et du chocolate”, que asigna a las infusiones propiedades para minimizar los efectos de glotonería.

Se establece un espectro de usos de las bebidas, “no sólo son alimentos, desempeñan desde siempre, un papel de estimulantes, instrumentos de evasión, como ocurre en ciertas tribus indias, la embriaguez, llega incluso a ser un medio de comunicación”(Braudel, F.:1994).

En los periodos de almuerzo y cena se observa la presencia de bebidas “orientadas” hacia el acompañamiento de los alimentos sólidos, (“bebidas cola”, “aguas”, “jugos preelaborados” y “bebidas alcohólicas”).

Los consumos observados de “aguas”, “bebidas cola”, “jugos preelaborados” y “bebidas alcohólicas” se expresan, de diferente manera, durante los periodos de almuerzo y cena. La presencia de bebidas con alcohol en estas dos ocasiones, preferentemente nocturno, confirma los expresado por Aulicino, J. M., Yasky, M. (1999), quienes sostienen que la baja presencia de las bebidas alcohólicas en la mesa, pueda justificarse por el perfil del “nuevo consumidor”, el cual posee diferentes exigencias laborales (también de estudio), que ya no favorecen este tipo de consumo.

Se han observado diferencias en el comportamiento de consumo de acuerdo al sexo del entrevistado; mientras que el sexo femenino establece su preferencia por la categoría de “infusiones” , “aguas” y los edulcorantes sintéticos, el masculino lo hace por las “bebidas cola”, “bebidas alcohólicas” y “jugo preelaborados”. Puede inferirse que todas las elecciones del sexo femenino poseen una tendencia hacia el cuidado en la ingesta de azúcares, o bien de bajo impacto en la salud (alcohol).

Esta diferenciación en la elección de la ingesta, refrenda lo establecido por Moré, M. R. et al (1999), quienes señalaron “las mujeres organizan su campo de acciones regidas por el principio de – lo saludable -”. Asimismo Somoza Yuste, et al (1999), en su trabajo sobre universitarios españoles señala que “es significativo el porcentaje de mujeres que consume leche desnatada, siendo el doble que los hombres”, en otro párrafo propone que la preocupación por realizar una dieta sana, “presenta diferencia entre los sexos, manifestando las mujeres una mayor preocupación, 83% frente al 63% de los hombres”.

En forma comprobatoria de que estas elecciones se sostienen en el espectro de los alimentos sólidos, se detalla lo expresado por Mc Cormick, M. (1999), “las mujeres justifican la selección de los alimentos orientados al cuidado de la silueta o amparados por el concepto de lo “light”. Concepto refrendado por Aulicino, J.M. (2002) “los hombres incorporan los platos industriales, altamente calóricos y expresan algún rechazo hacia los platos con vegetales”.

De la comparación de los consumos de alimentos bebibles entre la población juvenil y la general, para almuerzo y cena, surgen dos paradigmas de consumo de bebidas. El primero, de la población en general, liderado por los “jugos preelaborados”, “aguas” y “bebidas cola”. El segundo, de la población juvenil, identificado por el consumo de “bebidas cola” en primer lugar. De acuerdo a las preferencias expresadas esto confirmaría a estas últimas como la bebida joven y preferentemente masculina.
Acorde a los resultados obtenidos sobre la muestra de jóvenes universitarios, se puede concluir:
• Las bebidas se encuentran presentes en toda la jornada, influyendo el momento de ingesta en el tipo de bebida consumida.
• Las bebidas con mayor presencia son las “infusiones”, en especial mate, coincidiendo ello con el “tipo rioplatense” de consumo.
• El consumo de alimentos bebibles está influenciado por el sexo, orientándose las mujeres hacia lo más bajo en calorías, situación no percibida por los hombres.
• En contraposición con las preferencias de la población en general, las “bebidas cola” se sostienen como una bebida preferentemente juvenil, sobre todo para los hombres.

6 Bibliografía

Abreu García,M. T. et al (1995) “Comportamiento del consumo de bebidas alcohólicas en estudiantes de medicina Facultad de Ciencias Médicas Comandante Manuel Fajardo" Revista Cubana de Salud Pública – Cuba
Asociación Argentina de Marketing (1998) “Índice de nivel socioeconómico argentino” Principales localidades. AAM Buenos Aires.
Aulicino, J. Ma., Pereyra, A. Ma.(2002) “Los modos de vinculación de los jóvenes con diferentes comidas: preferencias y adjudicaciones de salud” Cuadernos del CEAgro nº4 – Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina.
Aulicino, J.Ma., Yasky, M (1999) “Las bebidas en las mesas de los comensales de Buenos Aires y alrededores” . Cuadernos del CEAgro nº1 – Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina.
Braudel, F. (1994) “Bebidas y excitantes” Alianza Editorial, Madrid – España.
Garabuau-Moussaoui, I. (2001) « La cuisine des jeunes : desordre alimentaire, identite generationnelle et odre social » these de doctorat « Pratiques et representatio culinaires comme revelateurs de l étape de vie de la jeunesse » Universite Paris V – Sorbonne.
López Nomdedeu, C.(1999) “ Aspectos alimentarios y nutricionales de promoción de la salud de los jóvenes” Revista de Estudios de Juventud – Universidad Complutense Madrid.
Mc. Cormick, M. (1999) “ Procedimientos culinarios y componentes en la preparación de alimentos en hogares de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores” Cuadernos del CEAgro nº1 – Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina.
Moré et al (1999) « Estudio exploratorio de los hábitos alimentarios de hogares de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores” Cuadernos del CEAgro nº1 – Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina.
Pereyra, A. M. (2002) “ Hábitos alimentarios juveniles, sus modos de organización” Cuadernos del CEAgro nº4 – Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina.
SAS Institute Inc., (2001), SAS OnlineDoc, Version 8, HTML Forma, February 2001, Cary, NC: SAS Institute Inc.
Somoza Yuste, R. et al (1999) “Algunos aspectos de los hábitos alimentarios de un grupo de estudiantes universitarios de la comunidad de Madrid” Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.


Resumen

En Argentina la producción de bebidas conforma una parte relevante del sistema agroalimentario, impactando en las economías regionales.
Asimismo el consumo juvenil de alimentos, se ha definido como una disrupción temporaria de lo tradicional, con baja percepción de riesgo alimentario, convirtiendo a los jóvenes en una población con características particulares.
Los estudios sobre consumo de bebidas en jóvenes en general y universitarios en particular, normalmente se restringen a las bebidas alcohólicas por su impacto en la salud.
El presente trabajo explora los consumos de bebidas por parte de un conjunto de jóvenes universitarios de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – Argentina, mediante una encuesta de 668 casos, exponiendo sus particularidades en el consumo, efectuando el detalle de las infusiones y realizando una comparación con la población en general.

Palabras claves: bebidas, alimentos bebibles, jóvenes universitarios, infusiones.


Summary

Consumption of beverages: the case of university students


In Argentine, the production of beverages is relevant within the agroalimentary system, having great impact on regional economies. The studies of the consumption of beverages of young people and university students, are about alcoholic beverages because of their impact on health.
Beverages are part of the alimentary consumption of young university students. The objective of this article is to show how the ingest of beverages during an academic activity day takes place. In order to do so, an inquiry was done to students belonging to five faculties of Lomas de Zamora National University, with the aim of knowing the characteristics of their consumption during a typical students day.

Key words: beverages / agroalimentary system / young university students.

Visitas: 154

Comentario

¡Tienes que ser miembro de enredalimentaria para agregar comentarios!

Participar en enredalimentaria

REVISTA SOLO AVES & PORCINOS Nº 69

Puede leerla aquí: https://issuu.com/redalimentaria/docs/soloaves_porcinos69

Disponible en la APP para dispositivos móviles como tablets y smartphones con los sistemas operativos: iOS y Android.

Apple Store (iPhone- iPad) https://goo.gl/u3hklN

Google Play (Android) https://goo.gl/yCmRvr

SU OPINIÓN NUTRE

ESCRIBA SUGERENCIAS A info@redalimentaria.com 

www.redalimentaria.com

registrese en www.redalimentaria.com

reciba todos las semanas informes del sector 

OBJETIVO DE RED ALIMENTARIA

INTEGRAR LA CADENA DE VALOR ALIMENTICIA
OPTIMIZAR LOS RECURSOS Y POTENCIALIZARLOS
CONTRUIR PUENTES!
ACERCAR DISTANCIAS!
SUMAR COLEGAS Y REALIZAR PROYECTOS!

SEGUINOS EN TWITTER!

© 2018   Creado por LTV Services.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio